Agronegócio

Vierci usó Puerto de Concepción y ni siquiera gestionó habilitación de Seam

La firma Baden SA ya realizó una inversión que ronda los US$ 8 millones para poner en condiciones hoy el Puerto de Concepción.

Otra de las tantas irregularidades detectadas en la auditoría de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) fue que la empresa del sobrino del empresario de medios, Antonio J. Vierci, no fue capaz de gestionar la habilitación de la Seam ni el certificado de protección de buques e instalaciones portuarias que son exigencias de la Organización Marítima Internacional.

POR JORGE TORRES ROMERO
PERIODISTA
Durante una fisca­lización efectuada el 27 de diciembre del 2013 por funcionarios de la Dirección de Marina Mercante, dependiente del Viceministerio de Trans­porte del MOPC, pudo cons­tatarse la situación de aban­dono y deterioro en la que se encontraba el Puerto Nuevo de Concepción, operado en ese entonces por la empresa agroganadera Sanja Pytã SA, representada por el Lic. Eduardo Vierci Ber­tón, presidente del direc­torio, sobrino del empresa­rio Antonio J. Vierci.

Según consta en el acta de fis­calización firmada por el Ing. Ángel Portillo, jefe de Puer­tos de la Marina Mercante, se procedió a la verificación de las instalaciones portuarias en cuanto a accesos, documen­taciones legales y seguridad del mismo, en cumplimiento a las disposiciones legales. En dicha fiscalización se constató que la empresa agroganadera Sanja Pytã SA, tampoco con­taba con los requisitos bási­cos para la operación, como la resolución actualizada de la Secretaría del Ambiente (Seam), ni el certificado emi­tido según el Código de Protec­ción de Buques e Instalaciones Portuarias (PBIP), que es una exigencia de la Organización Marítima Internacional.

La terminal portuaria tam­poco estaba señalizada por lo que la empresa fue inti­mada a adecuarse según lo establecido en una anterior fiscalización, según consta en el documento emitido por la Dirección de Marina Mercante.

Recién después de la verifi­cación y tras constatarse las irregularidades, la empresa agroganadera Sanja Pytã SA, por medio de una nota firmada por su titular el Lic. Vierci Bertón, el 2 de enero del 2014, solicita a la ANNP copias de planos de las ins­talaciones del Puerto de Con­cepción para gestionar la cer­tificación según el Código PBIP y el estudio de impacto ambiental.

Como es sabido, el 8 de agosto del 2011, bajo la administra­ción de Vidal Francia Zara­cho, la ANNP suscribió el primer contrato de arrenda­miento y operación comercial con la firma agroganadera Sanja Pytã SA. Posterior­mente, debido a la situación de total abandono y nula inversión efectuada por la contratista, evidenciadas por las fiscalizaciones efectuadas en el lugar; el 5 de febrero del 2014, por resolución del Directorio de la ANNP N° 017/14, se autorizó la resci­sión contractual con dicha firma. Luego de un litigio judicial de desalojo planteado por la ANNP, el 8 de junio del 2015 se recuperó la posesión de la terminal portuaria de Concepción. Con anteriori­dad, el puerto estuvo arren­dado por la firma Giménez Calvo SA (Gical). Luego del proceso de toma de posesión, se han efectuado los procedi­mientos legales para su reac­tivación.

En estas condiciones dejaron el Puerto de Concepción, cuando estaba a cargo de la agroganadera Sanja Pytã. En estas condiciones dejaron el Puerto de Concepción, cuando estaba a cargo de la agroganadera Sanja Pytã.
LA FIGURA LEGAL
La alianza operacional estra­tégica en usufructo oneroso para la explotación de la ter­minal portuaria de Concep­ción – Puerto Nuevo es una figura jurídica contemplada en el Código Civil Paraguayo que rige ese tipo de contratos y a la cual recurrió la Admi­nistración Nacional de Nave­gación y Puertos (ANNP), como institución autárquica. De hecho, según el Art. 1° de la Ley 1066/65 que crea la ANNP como ente autárquico y establece su Carta Orgá­nica, la entidad estará sujeta a las disposiciones de dere­cho privado, en todo lo que no estuviese en oposición a las normas contenidas en la citada ley.

De este modo, queda claro que la ANNP y sus autorida­des no han efectuado ni con­cesión, ni alianza público privada al margen de la ley de aplicación, ni contratación enmarcada en la Ley 2051/03 de Contrataciones Públicas, ni entrega del patrimonio, ni menoscabo a los bienes del activo institucional, ni nin­gún acto ilegal.

El contrato de usufructo se rige por las normas del Código Civil Paraguayo, norma de aplicación para este tipo de contratos, con­siderando que la ANNP es una entidad sujeta a las dis­posiciones de derecho pri­vado, cuya principal función es la explotación y operación de puertos fluviales y terres­tres y mantener la navegabi­lidad de los principales ríos del país.

En definitiva, la suscripción de contratos de alianzas ope­racionales es una facultad otorgada al Directorio de la ANNP en forma general por la Ley Orgánica y en forma específica por el Decreto Nº 12.297/08.

El 28 de diciembre del 2016 el Directorio de la ANNP aprobó el informe del comité de evaluación y autorizó al presidente a suscribir con­trato con la firma Baden SA. De este modo, el 28 de febrero del 2017 fue sus­cripto el contrato bajo la figura de Alianza Operacio­nal Estratégica en Usufructo Oneroso con la citada firma y el 18 de abril del mismo año Baden SA hace entrega de la póliza de fiel cumplimiento del contrato por la suma de US$ 739.000, emitida por La Consolidada SA.

El contrato, así como el plan de negocios presentado por la firma adjudicada, prevé una operación total anual de carga de granos de entre 300.000 a 1.000.000 tone­ladas, además de combus­tibles y contenedores, tope alcanzado a partir del año 6, previéndose durante la vida del proyecto el pago de un canon de entre US$ 120.000 y 350.000 al año, además de inversiones proyectadas en US$ 12.400.000 a lo largo de los 20 años del contrato.
<img src=”http://www.capitanbado.com/wp-content/uploads/2018/02/12-2.jpg” alt=”” width=”600″ height=”850″ class=”alignnone size-full wp-image-86275″ />
Este fue el informe presentado por la Dirección de Marina Mercante sobre las condiciones de las instalaciones del Puerto de Concepción que estuvo a cargo de la agroganadera Sanja Pytã, del sobrino del empresario Antonio J. Vierci. Este fue el informe presentado por la Dirección de Marina Mercante sobre las condiciones de las instalaciones del Puerto de Concepción que estuvo a cargo de la agroganadera Sanja Pytã, del sobrino del empresario Antonio J. Vierci.
LA NACION

Comentarios

Más popular

Arriba