Alto Parana

Indert: Expropiación a Favero no tiene sentido según lo establecido en reforma agraria

La reforma agraria impulsada por lo que dice el artículo 5to “…se considera que una familia ha logrado el arraigo cuando: 1. Obtiene su título de propiedad; 2. Se encuentra organizado para participar de la vida económica; 3. Tiene asistencia técnica…”, eso no se cumple porque no tiene lo esencial que es su título de propiedad y no tiene al sistema público asistiéndole. Entonces ¿qué respuesta te puede dar un.
97821021435926962

Hugo Jiménez De Recalde, encargado de llevar a cabo el programa Sistemas de Información de recursos de la tierra (SIRT) para el Indert en conversación con el diario 5dias comentó que las expropiaciones que se pretende hacer en las tierras de Favero no tienen sentido ya que dentro de la reforma agraria se establece que “No podrán ser expropiadas tierras invadidas y con antecedentes judiciales, además de que deben ser tierras fértiles y con un latifundio improductivo o tierra ociosa”.

Además de que en el caso de las tierras de Favero que son constituyen unas 11.000 hectáreas, lo que supondría unas 1.000 unidades, “¿De dónde van a sacar los agricultores los US$ 210.000 per cápita para pagar esas tierras? Jamás. El estado puede generar el dinero para pagar las tierras pero que compañero productor puede llegar a tener US$ 210.000 para pagar esas tierras?. No hay forma que pueda haber una actividad económica en las condiciones donde nuestros compatriotas sin tecnología puede ganar US$ 21.000 al año para pagar”.

RECURSOS

“El Indert tiene suficiente tierra distribuida para redireccionar a gente que realmente necesita. La tierra no es el problema en Paraguay. La tierra desgraciadamente se convirtió en una mercadería, siendo que la tierra es un factor de producción y la ecuación que nos enseñaron a todos lo que estudiamos algo referente a la tierra es que se necesitan 3 factores para la producción que son: Capital + Tierra + Trabajo, pero a esto hoy en día se agrega la Innovación y el Conocimiento, un ejemplo de que esto si se puede es el caso de lo Aché de Naranjal”.

El Indert solamente cumple una parte de su nombre y apellido, es el Instituto Nacional de Desarrollo Rural de la Tierra, y el componente de desarrollo rural no lo ha ejecutado y en cuanto a la tierra, ha distribuido 3.5 millones de hectáreas, lo que corresponde que un 24% de la región oriental se distribuyó en nombre de la reforma agraria.

REFORMA

La reforma agraria impulsada por lo que dice el artículo 5to “…se considera que una familia ha logrado el arraigo cuando: 1. Obtiene su título de propiedad; 2. Se encuentra organizado para participar de la vida económica; 3. Tiene asistencia técnica…”, eso no se cumple porque no tiene lo esencial que es su título de propiedad y no tiene al sistema público asistiéndole. Entonces ¿qué respuesta te puede dar una persona cuando tiene el 5% de asistencia técnica? cuando lo que le asiste el público, entre el Banco Nacional de Fomento, el crédito agrícola y todas las instituciones públicas no llega al 5% y en el sector privado se llega al 13%.

“El sector privado llega a tazas de hasta el 50% en financieras y bancos, y a pesar de eso pagan los productores, entonces la prioridad de este operativo SIRT es transparentar a nombre de quién están las propiedades que fueron distribuidas”.

TIERRAS

El Indert distribuyó casi 3.5 millones de hectáreas y según el Servicio Nacional del Catastro hay más de 2.5 millones de hectáreas que siguen estando a nombre del Indert, lo cual significa que esas propiedades el Indert distribuyó pero no tituló, “por estas cosas: ¿cómo yo voy a expedir un título si está mal dibujada mi colonia y no se compadece? Por eso es importante el SIRT, porque arregla todos estos errores y transparenta la titulación y la situación en la que se encuentran las hectáreas entregadas por el Indert”.

“Nos encontramos con colonías que el Indert compró de un particular, que le vende a otro particular, y a su vez ese particular le vende otra vez al Indert, o sea que ya pasó 3 veces por las manos del Estado, y esas películas se descubren solamente con este tipo de trabajo que se está llevando a cabo. Hay que titular las tierras y disminuir el tráfico de títulos.

El Indert y las instituciones rurales no han respondido a la necesidad de la gente para crear las condiciones de vida.

Es imposible hablar de cifras sobre la cantidad de familias campesinas “sin tierra” cuando el censo agropecuario registra 280.000 unidades productivas, hay que entender que la tierra no es para el campesino, una cosa es ser campesino, nosotros debemos dar respuesta al agricultor sin tierra. O sea la gente que está trabajando de jornalero o viviendo en la casa del padre, o el gomero o el plomero del ámbito rural necesita una tierra pero el Indert no está para dar tierra a esa gente, sino para darle tierra al que vive en el campo.

La política agraria está para darle tierra al que se va a dedicar directa y necesariamente a la agricultura, acompañado de un estudio de producción sobre lo que el mercado quiere”.

Comentarios

Más popular

Arriba