Ciudades

FRONTERA:Incertidumbre sobre el futuro económico y político de Brasil

Inflación y desempleo en alza, devaluación, ahorro fiscal casi nulo, escándalos de corrupción, pedidos de ‘impeachment’ y ahora el riesgo de perder el grado de inversión condensan el agrio e incierto presente que vive Brasil.

La séptima economía mundial recibió este mes una nueva andanada de malas noticias que confirman que la actual recesión es más profunda de lo que se creía, que dificulta la recuperación en 2016 y hace temer que lo peor esté aún por venir. El mercado espera una contracción de 1,76% del Producto Interior Bruto (PIB) este año.

A las revelaciones del megafraude en la estatal Petrobras se sumaron en julio indicadores en rojo, el desplome de la popularidad de la mandataria Dilma Rousseff a niveles de un dígito, intrigas en la alianza gobernante y el martes, la amenaza de la calificadora de riesgo internacional Standard & Poor’s (S&P) de retirar a Brasil de la lista de países más seguros para invertir.

Además, el Banco Central se apresta a subir en unas horas la tasa de interés para controlar los precios.

“Hubo una desmejora muy fuerte del escenario y S&P evalúa no solo los resultados fiscales, sino que tiene una sensibilidad mayor que las otras agencias a las condiciones políticas”, dijo a la AFP Zeina Latif, economista jefe de la consultora XP Investimentos en Sao Paulo.

La rebaja a “negativa” de la perspectiva de la deuda soberana de Brasil anunciada por S&P no afecta la nota del gigante latinoamericano -que sigue en “BBB-“, el último escalón del preciado grado de inversión- pero encendió una luz roja al citar un deterioro económico y del panorama social y político derivado del “Petrolao”.

“Muchas medidas dependen del Congreso y el cuadro ahí está muy nebuloso. Es un cuadro general muy preocupante, económicamente malo y políticamente turbulento, con baja popularidad del gobierno y difícil gobernabilidad”, resumió Silvio Campos, de la consultora Tendencias en Sao Paulo.

Los problemas del gobierno para conseguir la aprobación de medidas para cortar el gasto público fue convirtiendo al Congreso en escenario de una intensa disputa, que se agudiza a medida que surgen nuevos hallazgos de la trama que regó de sobornos a Petrobras para manipular licitaciones y financiar partidos políticos.

El caso ya llevó a la detención de algunos de los más poderosos empresarios de Brasil como antesala de lo que se espera sean las primeras definiciones judiciales sobre varios legisladores bajo investigación, algunos del gobernante Partido de los Trabajadores.

¿Una interminable meseta?

Una eventual pérdida del grado de inversión complicaría aún más el panorama porque “en la práctica varios fondos no podrán invertir en Brasil por sus propias reglas y eso se traduce en financiamiento más caro para el país y para las empresas brasileñas”, dijo Joao de Castro Neves, director de Eurasia Group para América Latina.

Cuando el ministro de Economía, Joaquim Levy, anunció la sexta reducción de la meta de ahorro fiscal en los últimos dos años (de 1,1% del PIB a apenas 0,15%), guardó la posibilidad de cerrar el año con déficit si no consigue los ingresos suficientes.

Ese sinceramiento, tal cual lo describió el funcionario, podría extender la meseta en la que entró la economía hace más de cuatro años sobre gran parte del segundo gobierno de Rousseff, según dijeron analistas a la AFP.

Alexandre Barros, director de la consultora Early Warning Consulting, en Brasilia, ve “muy posible” que el país pierda su grado de inversión. “La situación está muy complicada porque la inflación se disparó, el dólar se disparó y hay un escándalo de corrupción atrás de otro y nadie es capaz de prever adónde terminará”, dijo.

Irónicamente, la advertencia de S&P podría tener un aspecto positivo: hacer recapacitar al Congreso sobre las necesidades del ajuste, coincidieron analistas.

Bombas de tiempo

No obstante el carácter presidencialista de Brasil, un sino común para muchos países latinoamericanos, la corrosión de las cuentas públicas y la estafa en Petrobras se asemejan a dos bombas de tiempo cada vez más grandes para Rousseff, cuyo apoyo se derrumbó este mes a 7,7%.

La falta de respaldo volvió a alimentar ideas de someter a la mandataria a un juicio de destitución, fantasma muy agitado tanto dentro del Congreso como en manifestaciones callejeras. Una nueva gran protesta nacional ha sido convocada para el 16 de agosto.

“El país no puede seguir así. Alguna cosa tiene que pasar en el medio”, dijo Barros.

Para la especialista de XP Investimentos, Latif, no hay dudas sobre qué es lo que debe ocurrir: “ajuste fiscal”.

Comentarios

Más popular

Arriba