Ciudades

PARAGUAY:Construcción será motor del crecimiento económico en el 2016

Las construcciones en Paraguay serán el motor del crecimiento económico para el año 2016, explican especialistas.
Las expectativas al cierre del año reflejan un crecimiento sostenido del sector de la construcción de entre el 8% a 10%, explican los especialistas.

null
Si bien las construcciones representan uno de los rubros más sólidos de la economía en la actualidad, la tendencia demuestra que esto se seguirá manteniendo para el año 2016 de la mano de obras públicas que arrancarán con sus primeras experiencias mediante la APP, con el impulso que dará la Senavitat, que tiene proyectos para la clase media que se estiman tendrán una duración de por lo menos 3 años.
12019885_969756616416950_1328719394663183030_n

Los analistas sostienen que Paraguay tiene la posibilidad de mantener su crecimiento actual en el orden del 10% para el 2016, lo cual seguirá siendo impulsado fuertemente por el sector privado con los emprendimientos inmobiliarios. Asimismo, pese a los golpes de los países vecinos como Brasil y Argentina, Paraguay podrá acomodarse únicamente a través de las obras, añadieron. Mientras que el componente negativo para las ventas es el repunte que tiene el dólar.
12039468_10153663847092250_8386250772237301931_n
A criterio del economista y ex ministro de Hacienda, César Barreto, para el año 2015 se estima que el sector de la construcción experimentaría un crecimiento de entre el 8% y 10%, reflejando el continuo impulso de la inversión privada en proyectos inmobiliarios, tanto residenciales como de oficinas corporativas en Asunción, Ciudad del Este, Encarnación y las principales ciudades de la región metropolitana de Asunción, además del mayor impulso a la inversión en obras viales que están observando.
12049470_10153663847102250_7438682328931113300_n
Dijo que para el próximo y los siguientes años, se estima que es posible mantener un crecimiento de dos dígitos, superior al 10% anual. “Si bien se observa ciertos niveles de saturación en la oferta de edificios corporativos y departamentos y residencias de nivel medio-alto en el sector privado, la elevada demanda potencial en las viviendas de clase media puede constituirse en un nuevo motor para la inversión privada en la medida en que la demanda potencial pueda convertirse en una demanda efectiva por parte de los desarrolladores”.
null
Destacó que además del continuo incremento en la inversión del MOPC en obras viales, empezará a ser complementada con la inversión privada en infraestructura través de la APP, con la ampliación de las rutas 2 y 7 y del aeropuerto internacional, que probablemente se inicien en el segundo semestre del 2016.

Barreto agregó también que se deben sumar las inversiones anunciadas por la Ande en las líneas de transmisión y distribución eléctrica, las inversiones de la Essap en los sistemas de alcantarillado sanitario de la región metropolitana. “Esperemos una aceleración en la ejecución de los programas de construcción de viviendas por parte de la Senavitat que cuenta con los recursos y las fuentes de financiamiento y que también empezarán a materializarse en obras en el transcurso del próximo año y durarán por lo menos durante los 3 años siguientes”, expresó.

Por tanto, a su criterio, las perspectivas son buenas y el sector construcción se convertirá en el principal motor del crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo tanto directos como indirectos, en los próximos años. “Es muy positivo, considerando los fuertes choques negativos que estamos recibiendo del exterior, tanto por el lado de los commodities como por el lado de los países vecinos”, expresó.

Por su parte, el economista y vicepresidente de Cadiem Casa de Bolsa SA, César Paredes, dijo que en materia de crecimiento se esperan números entre 3% y 3,5%. Explicó a que la suba del dólar frenará un poco el consumo, que suele ser importante en el último trimestre del año. Dijo además que las inversiones estarán lideradas por el sector privado. “Creo que los proyectos que están en marcha y comprometidos a realizarse seguirán en marcha y será un año de gran crecimiento de la construcción, liderado por el sector privado”, aseguró.

En lo que refiere a los rubros de mayor auge, mencionó a los departamentos de alta gama, oficinas y centros comerciales como los sectores que mayor movimiento muestran. “A mi parecer el sector de la construcción mantendrá un crecimiento positivo, pero ya no tan importante”, señaló Paredes.

Respecto a las debilidades del sector de la construcción, dijo que el crecimiento en el sector privado está basado en la inversión extranjera, principalmente de inversionistas de Argentina y Uruguay, pues la inversión para viviendas para paraguayos es baja. “Si este sector de la inversión extranjera baja su ritmo, que creo que ocurrirá por nuevas oportunidades que se generarán en un Brasil más barato y en una Argentina con nuevo gobierno, este sector tendrá que buscar otros motores para movilizar sus recursos”, expresó.

Agregó que existen grandes oportunidades en el desarrollo de viviendas para un sector de mediano ingreso, que tiene acceso a financiamiento bancario, principalmente si las tasas de interés en moneda local se mantienen en niveles bajos como ahora.

Sobre lo que se espera para el 2016, sostuvo que se viene un año duro, que puede aliviarse con una buena cosecha de soja y si el sector cárnico sigue aumentando sus exportaciones. Las restricciones del presupuesto público y la menor dinámica del comercio de frontera se notarán en el consumo y el empleo, con sectores industriales qué sentirán la devaluación brasileña. “Tendremos que acomodarnos al nuevo contexto local, regional y mundial y eso normalmente lleva uno a 2 años”, acotó.

PROBLEMAS CON INSUMOS
Para el titular de la Asociación de Profesionales de la Construcción (Aprocons), Castorino Rojas, la construcción sigue mostrando una dinámica favorable, sin embargo indicó que las expectativas en la proyección de crecimiento apunta a un impulso más moderado para este segundo semestre y cierre del 2015, principalmente por los problemas cíclicos que sufre el sector respecto a las limitaciones de la industria local, principalmente del cemento y de las varillas de acero, para satisfacer la demanda local, sumado a los riesgos derivados del aumento del tipo de cambio que impactan a los bienes finales importados y a los costos de producción de los bienes domésticos, que utilizan insumos importados.
El arquitecto manifestó que las obras privadas están sustentadas principalmente por las importantes obras del sector privado (edificios corporativos, centros comerciales, departamentos y hoteles) y el sector de las viviendas para el sector medio de la sociedad que están empezando también a ser desarrollados. “Esto debería revertirse y que sea el sector público el que lidere el crecimiento con las importantes obras de infraestructura pública que está proyectando para el próximo año bajo la figura de las APP”, expresó.
Dijo que los sectores más dinámicos son los rubros relacionados a las obras de infraestructura privada y últimamente obras de infraestructura pública relacionada a los proyectos de viviendas sociales relacionadas a la Senavitat. Agregó que unas de las debilidades más constantes del sector es la escasez de materiales esenciales. “Esta situación ya viene de años y afecta en dos puntos a nuestro gremio: nos atrasan los trabajos y se generan aumentos de costos que difícilmente podemos trasladarles al cliente”, se quejó.
Mencionó que la INC y Acepar en las últimas semanas no producen lo suficiente para satisfacer la demanda. “Estas lagunas en la provisión definitivamente son un punto central a mejorar”. En cuanto a la formalidad del sector, dijo que se tendría un gran avance con la promulgación de la Ley de la Construcción, que vendría a llenar vacíos legales que representaban otra debilidad del sector construcción.
Apuntó que para el 2016 se tienen buenas expectativas, a pesar de las crisis en Brasil y Argentina. Considera que la industria de la construcción, con la inversión pública en aumento de ejecución, y tomando como oportunidad los fondos de los países vecinos en búsqueda de nuevos mercados, así como industrias y negocios que podrían recalar en el país buscando mejorar sus utilidades, podría tener un repunte.

CEMENTO Y VARILLA
El ingeniero Jorge Moreno, presidente de la Cámara Paraguaya de la Industria de la Construcción (Capaco), hizo hincapié en la baja provisión de cemento y varilla de hierro y espera que esta situación no entorpezca el auge de las construcciones. Dijo además que el Paraguay representará un país de oportunidades para los inversionistas extranjeros por los problemas que atraviesan Argentina, Brasil y China. “La situación de nuestros países vecinos y Asia permite que miren con buenos ojos Paraguay”, señaló.
El acompañamiento de las obras públicas será clave para el desarrollo de los próximos años, entre los cuales citó la obra de la franja costera que demandará de US$ 80 millones, lo que significará el movimiento de insumos y de mano de obra.
Moreno dijo que sin duda el sector privado tiene un mayor dinamismo respecto a las obras públicas que siempre tienen mayor burocracia. “Las inversiones públicas son fundamentales porque las medianas empresas dependen de eso. El MOPC encara una inversión anual que ronda los US$ 1.000 millones”, señaló.
Cree que el impulso de las construcciones para la clase media será fundamental, mediante el acceso al crédito acompañadas de tasas razonables.
Raúl Constantino, miembro directivo de la Cámara Paraguaya de Desarrolladores Inmobiliarios (Capadei), explicó que el 2015 quedará como un buen año de mucho crecimiento del sector privado, asimismo dijo que el desafío del gremio es generar nuevos nichos y desarrollos que favorezcan a los consumidores mediante la fuerte competencia.LA NACION
INMOBILIARIA
PUBLICIDAD:
GRUDABEM

Comentarios

Más popular

Arriba