Economía

La ética empresarial

La nueva economía exige hoy que los administradores de las empresas u organizaciones realicen labores muy demandantes y enfrenten desafíos muy particulares. La ética empresarial refiere a cómo una empresa integra los valores en sus políticas, prácticas y en la toma de decisiones.

En un plano superficial, es relativamente fácil juzgar si una práctica empresarial es correcta e incorrecta en términos de ética. Lo complejo, en particular cuando las normas convencionales no son aplicadas, consiste en comprender los conceptos y las técnicas de la toma de decisiones éticas para poder establecer juicios de orden moral más adecuados.
SHOPPING CHINA.
PUBLICIDADE
15442286_1329198823805384_6533882379666037632_n

Las normas éticas y morales sobrepasan las prohibiciones de la ley y el lenguaje de “no debes” e incluyen las cuestiones del deber y el lenguaje de “se debe y no se debe hacer”.

Todas las empresas tienen una obligación ética hacia sus públicos interesados, pero no sólo en términos de normas y deberes como reglas, sino en términos de valores: la libertad, la igualdad, la solidaridad, el respeto y el diálogo.

En toda empresa debe promoverse la generación de tres elementos éticos fundamentales que permitan el desarrollo de los valores: la ética de la responsabilidad, la ética hacia el interés de todos y la ética de la organización.

LA GENERACIÓN DEL CÓDIGO DE ÉTICA

Un código de ética es una herramienta que permite establecer y articular los valores corporativos definiendo las responsabilidades y compromisos éticos que la empresa ha decidido asumir, así como el comportamiento esperado de los colaboradores de una empresa.

Se puede relacionar también con un código de conducta, el cual constituye una “declaración formal de los valores y prácticas comerciales de una empresa y, algunas veces, de sus proveedores”. Un código de ética debe enunciar las normas mínimas y el compromiso de la empresa en cumplirlas y de exigir su cumplimiento a sus contratistas, subcontratistas, proveedores y concesionarios.

Los códigos de ética no solamente fijan las expectativas corporativas de actuación de los colaboradores, sino que son aplicables a todas las personas de la organización, Gerencia y directores. Esto hace que todos los participantes de la empresa se ordenen bajo los mismos principios.

El tener un código de ética crea un ambiente y seguridad laboral que promueve la lealtad de los colaboradores sobre los mejores y más nobles intereses de la empresa, además, un código de ética implementado y apoyado desde la gerencia de la empresa, donde ésta invierte en establecer una cultura ética interna, motiva a los colaboradores a ser partícipes de este proyecto.

Las empresas que tienen y aplican un código de ética generan una mayor confianza y certeza a sus accionistas, quienes confían que su inversión generará la rentabilidad ofrecida cumpliendo con los principios éticos establecidos. Por ende, las actuaciones de la gerencia y los colaboradores están respaldadas por la transparencia y los valores en los que cree la organización. Estableciendo y proyectando una imagen concreta y sincera respecto al fuerte compromiso con que una empresa maneja corporativamente sus negocios con sus proveedores, comunidad, estado y otros públicos de interés. 5DIAS

Comentarios

Más popular

Arriba