Conectate con nosotros

Nacional

Boquerón, lugar para revalorizar la historia y explorar su riqueza natural

Publicado

en

El departamento de Boquerón se encuentra a unos 500 kilómetros de Asunción. A pesar de ser el primero en extensión, tiene solo tres distritos: Mariscal Estigarribia, Loma Plata y Filadelfia. En esta edición de Destino LN presentamos algunas opciones turísticas de sitios históricos y la inmensa diversidad natural que merecen ser conocidas.

El décimosexto departamento se destaca por sus habitantes indígenas y colonos menonitas, que conforman núcleos poblacionales tales como Colonia Neuland, Pedro P. Peña, Villa Choferes del Chaco y Yalve Sangá. Además de poseer una exuberante naturaleza, tiene dos significativos fortines que fueron escenarios de la guerra por la soberanía del Chaco contra Bolivia. Se trata de los fortines: Toledo y Boquerón.

El cementerio del Fortín Boquerón se ha convertido en un sitio emblemático de la paz entre las naciones del Chaco. Foto: Gentileza.
El cementerio del Fortín Boquerón se ha convertido en un sitio emblemático de la paz entre las naciones del Chaco. Foto: Gentileza.

Fortín Toledo

Aquí es posible realizar un recorrido por lugares históricos y, además, adentrarse en la naturaleza. En el Fortín Toledo aún quedan pocos vestigios de lo que fue la batalla de Toledo. Sin embargo, aún subsisten hoy viejas trincheras y refugios subterráneos, así como los tristes cementerios donde descansan bolivianos y paraguayos que se enfrentaron en el Chaco.

En el predio del fortín también se pueden encontrar a los taguas (pecarí del Chaco) que viven en cautiverio y forman parte del Proyecto Taguá, que se conformó mediante un acuerdo entre la Sociedad Zoológica de San Diego (EEUU), el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Cuerpo de Paz.

El departamento de Boquerón es también un paraíso para observación de aves. Foto: Gentileza.
El departamento de Boquerón es también un paraíso para observación de aves. Foto: Gentileza.

Otra de las características de la región es la presencia de las colonias menonitas valoradas como modelo de éxito de organización y desarrollo de la zona, puesto que lograron convertirla en un centro de gran impulso económico.

Varias ciudades nacieron en torno a las colonias como Loma Plata, Filadelfia (capital de Boquerón) y Neuland que se destacan por sus importantes industrias lácteas y ganaderas.

Fortín Boquerón

El Fortín Boquerón es uno de los sitios más importantes no sólo por la riqueza de su historia sino también como destino para conocer. Esto, considerando que es uno de los pocos que cuenta con mayor infraestructura para atender visitantes como un gran museo, monumentos varios, lugares importantes dentro del predio: tucas, trincheras, cementerio de soldados.

Es un sitio ineludible para el turista que quiere conocer sobre el mayor conflicto bélico internacional de Sudamérica en el siglo XIX y rendir homenaje a los caídos.

En el museo intercultural se muestra la vida de los indígenas y su encuentro con los colonos. Foto: Gentileza.
En el museo intercultural se muestra la vida de los indígenas y su encuentro con los colonos. Foto: Gentileza.

Museo Menonita

Las colonias Filadelfia y Loma Plata cuentan con su propio Museo de la Historia Menonita y su llegada al Paraguay, que constituye otro atractivo turístico. En Filadelfia la invitación es visitar el museo científico con la flora y fauna del Chaco. Así también se puede observar el museo intercultural que muestra la vida de los indígenas y su encuentro con los colonos.

Destaquemos que esta región posee una gran población indígena. Entre las comunidades que aún se mantienen se encuentran los Nivakle, los Lengua y los Sanapaná quienes elaboran sus artesanías con semillas, frutos secos y madera y las venden a los turistas que visitan la zona.

 Iparoma, un sitio ideal para un descanso reparador. Foto: Gentileza.
Iparoma, un sitio ideal para un descanso reparador. Foto: Gentileza.

Turismo de estancia

Otro atractivo turístico es el turismo de estancia y la sugerencia es conocer Iparoma, un establecimiento ubicado casi a 20 kilómetros al norte del centro de Filadelfia. Inicialmente este sitio era propiedad de una familia rusa, pero actualmente está abierto al turismo. Allí se puede disfrutar de un largo paseo en la espesura del monte. Así también cuenta con un tajamar, donde incluso se puede aprender a nadar.

Y para quienes deseen adentrarse un poco más en el Chaco paraguayo la invitación es dirigirse al campamento Laguna Capitán, administrado por la Cooperativa Chortitzer. Se trata de un lugar paradisíaco, donde es posible montar camping y disfrutar de la naturaleza. LN

Sigue leyendo
Anuncio

Tendencias