Conectate con nosotros

Otros

Se llama MacGyver y nació en Caaguazú

Publicado

en

Re-pituco es el MacGyver paraguayo.

Ayer te contábamos la historia de Optimosprayn Meza, un joven que fue bautizado con el nombre del afamado líder de los Autobots. Pero como Paraguay es un país de maravillosas historias, hoy te traemos de Rolin MacGyver Saucedo.

Sí, MacGyver, como el personaje de la recordada serie de de TV de los 80 y 90, del agente que podía hacer una bomba con un bolígrafo y un cable. ¿Te acordás?

Aquella serie le apasionó a Benjamín Saucedo, papá de un joven caaguaceño que lleva el nombre del infalible personaje. Así, en 1996 nació Rolin MacGyver, y hoy ya 22 años, le toma el lado simpático a lo llamativo de su nombre.

El joven contó que ya tomó como rutina mostrarle a todo el mundo su cédula de identidad cuando cuenta que lleva como segundo nombre McGyver (en realidad, es el apellido del personaje en la serie).

“Muchos piensan que le estoy jodiendo, no me creen, me piden para ver mi cédula o sino no me creen”, dijo MacGyver entre risas. Contó que lleva ese nombre ante el fanatismo que tenía su papá por el personaje y hasta incluso llegó a un acuerdo con su señora para ponerle ese nombre a su hijo varón.

“Ellos me contaron que se pusieron de acuerdo para ponerme. Mi papá es superfanático, tiene hasta sus revistas y como era el primero de sus hijos no dudó en ponerme”, he’i.

Esta es la cédula que certifica que su nombre es real.

Resaltó que muchas veces también, en época de colegio o escuela, sus compañeros lo tomaban como joda pero que se acostumbró con el paso del tiempo y asegura que nadie lo llama por su primer nombre que es Rolin, sino que lo llaman por “Mac” o directamente por MacGyver.

“Casi nadie usa mi primer nombre, todos me llaman MacGyver, todos me conocen así. Incluso muchas veces piensan que es mi apodo nomás, pero en verdad es mi nombre real (risas)”, contó el mitãrusu.

Inscribirse en algún lado es todo un tema
Cuando McGyver va para inscribirse a algún curso o en la Facultad, las personas no le toman en serio, ya que piensan que es una persona “muy bromista nomás”, y terminan siempre riéndose de la situación.

“Cuando me voy para inscribirme me preguntan varias veces, porque no me creen, me miran y hasta que se dan cuenta que es cierto, no creen. Al final a todos le termina gustando mi nombre porque no es común y encima es muy llamativo”, he’i. CRONICA

Sigue leyendo
Comentarios

Publicidad

Más popular