Conectate con nosotros

Economía

Inserción exitosa en la economía globalizada

Publicado

en

La única forma de superar exitosamente las exigencias globales de la economía internacional es volver el país altamente competitivo en precio y calidad. Esto se da cuando los productos locales son más baratos, a igual o mejor calidad que los extranjeros, tanto en el mercado nacional como en el exterior. El alto nivel de competitividad en esos términos, a su vez, se logra sólo con igualmente alta productividad, definida como la cantidad de productos obtenida mediante un sistema de producción determinado y los recursos empleados en él. En este sentido, la productividad es un indicador de la eficiencia productiva.

COMPETITIVIDAD, PRODUCTIVIDAD Y EDUCACIÓN. Los altos niveles de productividad y, su consecuencia natural, los de alta competitividad pueden ser alcanzados sólo con un sistema educativo integral, consecuente y de primer nivel mundial, con énfasis puesto por un lado en la:

• EDUCACIÓN TÉCNICA, la destinada a la parte operativa y práctica del desempeño tecnológico, de defensa y de seguridad versus el desarrollo sostenible, es decir, en el marco de ciencias y técnicas sociales en general, tales como leyes, economía, finanzas, tributación, administración, así como las sociales (creación de empleos y protección social –seguros de enfermedad y de jubilación–) y ecológicas (equilibrio ambiental: hábitat natural protegido con normas vigentes en preservación de bosques y liberación de toxicidades en agua, suelo, subsuelo y aire). Por otro lado, deberá centrarse también en la:

• EDUCACIÓN CÍVICA, la concebida para la ciudadanía, id est civismo o formación cívica de ciudadanos en ambientes urbanos y rurales, es decir, formación ciudadana, un tipo de educación dirigida a las relaciones sociales que busca fortalecer los espacios de convivencia social entre las personas.

ESTADO DE DERECHO EN DEMOCRACIA. Si además se pretende vivir en estado de derecho bajo el régimen de democracia, en el sentido occidental del término, y al amparo de ética y valores cristianos o similares, la sociedad en cuestión estará libremente sometida al imperio de leyes, aprobadas por mayorías en el Congreso Nacional, y promulgadas por el Poder Ejecutivo. Pero para participar de un sistema de convivencia política, como el que se señala, se necesitará educación cívica en todos los niveles.

ARTICULACIÓN DE MAYORÍAS. El así definido estado de derecho en democracia se hace viable solo con mayorías múltiples. Se necesitarán primero mayorías ciudadanas. Simultáneamente habrá que bregar por mayorías político-partidarias y finalmente –pero no por eso en último lugar– por mayorías en el Congreso para la consecución de mejores leyes de convivencia. Las mayorías político-partidarias y legislativas son además imprescindibles para la constitución adecuada de instancias judiciales fundamentales, como el Poder Judicial, la Fiscalía de Delitos Económicos y muchas otras.

EL DELTA DE TODOS LOS AFLUENTES. Como se ve, todo converge en una educación excelente. Sin ella no se podrá dar al aparato de la producción de bienes y servicios, ni la eficacia ni la eficiencia necesaria para obtener alta productividad e ídem competitividad en los mercados nacional e internacional. Sin ella tampoco será posible equipar con recursos humanos apropiados ni el sector público ni el sector privado para hacer frente a los desafíos de otorgar defensa y seguridad, así como salud y desarrollo sostenible en términos financieros-tributarios-administrativos, incluyendo a la macro y a la micro economía, juntos con los sociales y ecológicos.

PRIMERA TAREA FUNDAMENTAL: MEJORAR LA EDUCACIÓN. Uno de los grandes problemas de Paraguay a lo largo de toda su existencia y particularmente en el mundo contemporáneo es la carencia de una educación integral, emancipadora y liberadora que brinde productividad y competitividad a todos sus ciudadanos. El sistema educativo hace agua por todos los costados. Particularmente preocupante es el cuerpo docente. Sin el adiestramiento adecuado para los maestros y profesores de los ciudadanos y sin el sistema educativo adaptado a las necesidades del país, Paraguay seguirá existiendo a tumbos y a tientas, sin mayores posibilidades de integrar en igualdad de oportunidades a su población a la prosperidad compartida, libre de cleptocracia e ineptocracia, y despojándose de corrupción e impunidad omnipresentes. UH

Sigue leyendo

Publicidad

Más popular